Energía solar: expectativas hacia la ciencia

Es cierto que durante los últimos meses, algunos sectores energéticos – especialmente las eléctricas, productores de energías tradicionales y políticos – han tratado de desprestigiar la imagen de las renovables en general y de la energía fotovoltaica en particular.

Por si había alguna duda sobre la idea y las expectativas que la sociedad tiene sobre la energía solar, la fundación BBVA presenta el trabajo de investigación: “Estudio Internacional de Cultura Científica”, una investigación basada en una amplia encuesta tanto por el tamaño de la muestra (1.500 entrevistas en cada uno de los 11 países participantes) como por la serie de temas abordados.

En este estudio, las expectativas hacia la ciencia se diferencian por áreas: son muy favorables en los casos de la energía solar, los ordenadores e Internet. La ingeniería genética y, sobre todo, la clonación de animales y la energía nuclear son percibidas negativamente en Europa y más positivamente en Estados Unidos (con excepción de la clonación de animales). España se sitúa entre los países con expectativas más favorables, especialmente, respecto a las nuevas tecnologías.

Expectativas hacia la ciencia diferenciadas por áreas

Fuente: Fundación BBVA

Contador digital, un arma un arma de doble filo para el autoconsumo.

El retraso en la aprobación de la regulación del balance neto en España, ha hecho que se estén empezando a instalar los primeros sistemas fotovoltaicos para autoconsumo, sin esperar a la regulación del balance neto.

A día de hoy, este tipo de instalaciones no son ni ilegales pero tampoco están totalmente legalizadas, ya que por un lado están avaladas por el Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre , pero por otro lado, solo existe un borrador que defina las condiciones administrativas, técnicas y económicas del consumo de energía eléctrica producida en el interior de la red de un consumidor para su propio consumo.

Todo este vacío legal en el que se encuentra actualmente el sector de las energías renovables, está haciendo que las compañias eléctricas traten de utilizar todas las argucias posibles para evitar el desarrollo de este tipo de energías sostenibles ya que sin duda supondrán un ahorro al consumidor, pero a costa de reducir los beneficios de las grandes eléctricas.

Algunos usuarios de este tipo de instalaciones para autoconsumo y que disponen de contadores digitales, están viendo como la compañía eléctrica les está facturando no solo la energía que consume de la red sino que además les está cobrano el exceso de producción que están inyectando, exactamente igual que si lo estuviesen consumiendo de la red.

El problema es que los nuevos contadores digitales, que por ley sustituirán a todos los tradicionales en 2018 para permitir la telegestión, admiten varios formas de computar la energía importada de la red y la exportada a la red, una de ellas seria contrarrestando la cantidad de energía importada con la cantidad de energía exportada a la red (lo que significará el balance neto). Pero estos contadores están configurando para que computen como consumo tanto la energía importada como la exportada.

Este nuevo atraco de las eléctricas no es mas que otra consecuencia del vacío legal en torno al autoconsumo,  pero que se podría evitar con un dimensionamiento correcto del sistema fotovoltaico o con el almacenamiento en baterías del excedente de producción (lo cual hace que la instalación deje de ser rentable económicamente).