El autoconsumo legalizado ya es una realidad en España

A falta de unos días del primer aniversario de la aprobación del Real Decreto 1699/2011, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia, seguimos sin legislación de Balance Neto. Esto no ha hecho mas que agudizar el ingenio a muchos profesionales del sector, en su intento de realizar instalaciones de autoconsumo instantáneo.

Somos muchos los que durante las últimas semanas hemos seguido muy de cerca las peripecias de nuestros amigos de Solartradex, a la hora realizar una de las primeras instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo instantáneo de España, en un restaurante de Mataró. El autor del blog, Frederic Andreu describe el proceso con todo detalle, de una forma amena y didáctica en una serie de artículos denominados Autoconsumo: Caso práctico. Desde TuBalanceNeto.com queremos felicitar a Frederic Andreu por el logro conseguido y sobre todo por compartirlo de una forma tan entusiasta. Vamos a tratar resumir la moraleja de los dos puntos críticos en todo el proceso que han llevado a cabo para conseguir el punto de conexión para autoconsumo:

1.- Solicitud del punto de conexión de autoconsumo: 

Para la mayoría de los que hasta ahora han fracasado en su intento de legalizar instalaciones de autoconsumo, el problema ha sido las trabas administrativas, técnicas o incluso la negativa por parte de las distribuidoras eléctricas a la hora de aprobar el punto de conexión para la instalación de autoconsumo. Aunque en algunos casos, la distribuidora exigía un relé de potencia inversa para evitar la inyección a la red, en la mayoria de los casos se han desestimado las solicitudes, precisamente por hablar de AUTOCONSUMO. Y es que no se puede realizar una solicitud de un punto de conexión para autoconsumo amparándose al Real Decreto 1699/2011 porque este Real Decreto no habla de autoconsumo.

2.- Modalidad de autoconsumo:

Aunque algunas distribuidoras están permitiendo el autoconsumo instalando un relé de potencia inversa para evitar el vertido de energía a la red, este dispositivo tiene dos inconvenientes; por un lado, lejos de ser un dispositivo sencillo y barato, normalmente suele ir integrado en analizadores de redes o en otros dispositivos de protección de MT con un coste elevado, y por otro, funcionan de forma que desconectan la instalación fotovoltaica por completo en caso de comenzar a verter energía a la red, con el consecuente desperdicio de energía que no se está produciendo mientras el relé desconecte la instalación fotovoltaica.

Por lo tanto, tan solo nos queda por ahora una posibilidad viable tanto técnica como económicamente; y es que demos de alta la instalación fotovoltaica como productor de energía en el Régimen Especial (Articulo 27  de la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico ), vendiendo el excedente de producción que no sea autoconsumida a precio de pool, lo cual implica al titular de la instalación, el alta en el RIPRE (Registro de Instalaciones de Producción en Régimen Especial), ademas de en el IAE de hacienda y la presentación de IVAs correspondientes a la facturación por venta de energía.

Por otro lado, algunas comunidades autónomas como Baleares y Castilla y León, se han adelantado al gobierno central y ya nos ofrecen los trámites administrativos a seguir de conformidad con el Real Decreto 1699/2011. Desde aquí podéis descargar el procedimiento administrativo correspondiente:

Anuncios

Canarias se adelanta al gobierno central en el Balance Neto.

La viceconsejera de Industria y Energía del Gobierno de Canarias, Francisca Luengo, ha incluido en la propuesta de modificación del Régimen Económico y Fiscal (REF) canario, aprobada por unanimidad en el Parlamento regional, la apuesta por el autoconsumo eléctrico en las empresas y los hogares canarios a través de un modelo basado en la generación fotovoltaica y minieólica de escasa potencia, hasta 100 kilovatios.

Así lo explicó este lunes durante una rueda de prensa en la que señaló que el concepto de autoconsumo con Balance Neto consiste en que el usuario pasa a ser simultáneamente productor y consumidor de energía gracias a que el sistema eléctrico se utiliza para almacenar los excedentes de producción que, a su vez, generan derechos de consumo diferido en el momento que se necesite. En este marco no existe la venta de electricidad, sino que los excedentes se dejan en depósito para su posterior recuperación.

El sistema recoge que el consumidor deberá pagar una compensación por el servicio de almacenamiento (peaje) y un canon de Balance Neto, algo en lo que las empresas almacenadoras piden que sea eliminado, convirtiendo este servicio en gratuito. No obstante, una vez que el usuario necesite utilizar la energía almacenada, se le cobrará la diferencia de precio entre la generada y la consumida.

En la propuesta incluida en el REF “se propone el establecimiento de un marco regulatorio específico y medidas de apoyo financiero eficaces que permitan el desarrollo a corto plazo del autoconsumo eléctrico en las empresas y hogares canarios“.

La viceconsejera Francisca Luengo sostuvo que “hemos hecho esta propuesta porque el autoconsumo puede ofrecer un ahorro a los consumidores, dado los elevados precios de la electricidad que en la actualidad ofrecen las comercializadoras, ya que de esta manera el ciudadano será productor y consumidor de su propia energía”.

No obstante, Luengo recordó que esta apuesta debe ir acompañada de incentivos para el desarrollo de las empresas, de forma que se garantice una adecuada implantación de las tecnologías favorecedoras del autoconsumo y se aproveche el máximo potencial de las fuentes de energía renovable (sol y viento). Además, comentó que Canarias no es solo el lugar con mejores condiciones climáticas para el desarrollo del autoconsumo, gracias a la cantidad de horas y días al año de sol, sino también fiscalmente, ya que la carta magna fiscal, el REF, debe permitir el fomento de su implantación y desarrollo.

La viceconsejera de Industria y Energía afirmó que “con el autoconsumo damos un paso más hacia la modernización del concepto de generación de energía que tenemos en Canarias. Los consumidores podrán generar y consumir a la vez la energía que consumen y ahorrar más”.

Régimen actual
El Real Decreto 1699/2011, de 18 de enero, herencia del ex ministro Miguel Sebastian, regula la conexión a la red de instalaciones de producción de pequeña potencia no superior a 100 kilovatios y de tensión inferior a 1000 vatios que se conectan a la línea distribuidora, bien directamente o a través de red interior de un consumidor

Hasta la actualidad no se ha redactado la norma de Balance Neto en España que regule que estas instalaciones viertan a la red de forma gratuita sus excedentes y permitan al consumidor utilizar la energía almacenada una vez la necesite.

Aunque se haya pasado el plazo para que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo dicte la norma, el Gobierno de Canarias continúa trabajando para que los ciudadanos y las empresas ahorren produciendo la energía que consumen.

Lo que se conoce como microcogeneración tiene varias ventajas, entre las que cabe destacar que no supone coste para el sistema eléctrico, que el consumidor obtiene ahorro económico y energético de por vida con una pequeña inversión, que con ella se reduce el consumo de combustibles fósiles y la dependencia del petróleo, se evitan emisiones CO2 y se reactiva la actividad económica e industrial, aumentando la competitividad de las empresa,s además de crear empleo de calidad y especializado.

Las experiencias internacionales muestran que el Balance Neto funciona bien en Italia, debido a que por cada kilovatio que el particular vuelca en la red, la compañía le descuenta el pago equivalente a un kilovatio. También funciona razonablemente en Alemania y Estados Unidos, donde este mecanismo permite ahorros significativos a los hogares y notables incrementos de empleo y de riqueza. El autoconsumo con Balance Neto supone un avance en el desarrollo de las energías renovables en Canarias, especialmente a las instalaciones fotovoltaicas en techo.

Actualmente, es posible imaginarse un futuro en el que los nuevos edificios se construyan de forma autosuficiente, ofreciendo la posibilidad de generar energía renovable en sus propias instalaciones para el consumo propio.

En este marco, cabría recordar que la generación convencional tendrá un papel fundamentalmente de producción en base y de reserva para situaciones generalizadas de falta de producción renovable. En cualquier caso, la implantación del concepto Balance Neto es un proceso de evolución lenta, pero poco a poco se irá notando en la sociedad y la regulación eléctrica deberá ser un aliado del cambio y no una rémora.

Fuente: Gobierno de Canarias – Nota de prensa